General

DIRECTOR/A GENERAL: funciones y nuevas competencias del CEO en 2022

¿Qué hace un/a Director/a General? ¿Cómo es su día a día? ¿Ha cambiado este perfil en los últimos años con la llegada de la digitalización? En este artículo voy a tratar de definir el perfil y funciones del/a Director/a General o CEO, explicaré cuáles son las principales responsabilidades del cargo y sobre todo, qué nuevas competencias son necesarias para este puesto con la llegada de la digitalización y en un mundo pospandemia.

Fabiola Alonso
Consultora de RRHH en Walt HR

¿Qué es y qué hace el/la Director/a General o CEO de una empresa?

Lo primero de todo será describir exactamente quién es este perfil y de qué se encarga. El/la director/a general es la figura que representa el máximo nivel jerárquico dentro de una organización, por lo tanto es el cargo de mayor responsabilidad sobre objetivos, resultados y rentabilidad de una compañía. Esta persona es quien dirige y lidera las estrategias y objetivos corporativos, define los recursos necesarios para llevarlos a cabo, toma las decisiones clave y posee visión global de las diferentes divisiones del negocio y del mercado.

Lo cierto es que la persona que ocupa este cargo sostiene sobre sus hombros la responsabilidad amplia de un negocio o compañía, desde la definición de la estrategia comercial, las decisiones sobre la gestión financiera, el clima organizacional, la gestión de personas, hasta el cumplimiento de normativas legales y regulaciones frente a la sociedad y el medio ambiente. Por este motivo, no siempre buscamos a un experto en un área en particular, sino que nos decantamos por perfiles que destaquen más por su motivación para alcanzar resultados, la visión de negocio, amplia e integral, la capacidad de dirigir personas y gestionar una estrategia efectiva.  

De hecho, en los últimos años y en un entorno tan cambiante como el actual, el cargo de Director/a General conlleva además, el conocimiento permanente de las últimas novedades de su sector. De lo contrario, corre el riesgo de relegar su compañía a las últimas posiciones en el mercado. Esto implica gran capacidad de comunicación, relaciones públicas, visión amplia y gran adaptación al cambio.

Por último, la posición de director/a general implica, un doble rol a tener en cuenta:

→ de cara al cliente, socios y la sociedad, garantizando la estabilidad y posición del negocio en el mercado y el sector
→ de cara a sus empleados, asegurando su motivación y compromiso para cumplir con las los objetivos de negocio

7 nuevas competencias del CEO de la empresa en 2022

Las habilidades del/a CEO son difíciles de nombrar de forma única y en su mayoría, solo representan el sentido común y el desarrollo constante. Lo que es un desafío ahora es mantenerse firme en un entorno como el actual en constante transición y captar (y asimilar) el más mínimo cambio de las tendencias de liderazgo que funcionan.

A medida que pasa el tiempo, el mercado laboral está cambiando y el/la empleado/a de oficina ya no es lo que era hace 10 años. La inteligencia artificial y el machine learning está en pleno desarrollo, por lo que las responsabilidades de un mismo especialista se están transformando, así como las funciones de los líderes también están cambiando. Igualmente, hay profesiones que desaparecen y aparecen otras en su lugar.

Veamos qué nuevas habilidades son imprescindibles para ser un CEO competente en 2022:

COMPETENCIA 1. COMPRENSIÓN DE LA TECNOLOGÍA

Los cambios causados por el auge tecnológico cambian la naturaleza del trabajo. La tecnología pasa a un primer plano. El líder del futuro no es solo un administrador y gerente, sino también un especialista en “pensamiento computacional”. Debe ser capaz de trabajar con grandes cantidades de datos y saber analizarlos. Las tecnologías crearán problemas adicionales relacionados con la gestión de datos, la privacidad y los conflictos y un/a buen/a gerente tendrá que tener las competencias para resolverlos. Todo ello es imposible sin una comprensión clara del contexto tecnológico.

► COMPETENCIA 2. LIDERAZGO DESCENTRALIZADO


Tradicionalmente, el/la director general “ordenaba” a todos que escucharan y actuaran. Pero este tipo de gestión de equipos ya está muerto. Las habilidades de liderazgo que se necesitan hoy son diferentes. Por ejemplo, las principales corporaciones globales ya utilizan el enfoque de “gestión sin jefes”. De hecho, en un par de años, el principal pilar de los/las trabajadores/as serán los representantes de la generación Z, que no aceptan presiones. La mayoría de las cuestiones, salvo las decisiones estratégicas, se abordarán de forma colectiva. La habilidad clave del líder ahora es aprender a trabajar con el equipo, distribuir tareas y conseguir la iniciativa de otros/as empleados/as.

COMPETENCIA 3. COLABORACIÓN


El movimiento y la toma de decisiones unilaterales ahora son arriesgados e imprudentes. En cambio, la colaboración aporta más perspectivas y puntos de vista a cada situación. Trabajar de forma colaborativa ayuda a descubrir nuevas ideas y soluciones para cualquier proyecto. El aislamiento roba la oportunidad de avanzar. De hecho, si escuchas al equipo que has formado y confías en él, tu empresa se desarrollará más rápido.

El CEO tiene tres formas de fomentar una colaboración eficaz: voluntad, planificación y gestión. El primero es el enfoque orientado a los resultados, donde está la voluntad de lograr, la apertura a otras opiniones y soluciones, e incluso si el objetivo final no parecía alcanzable para todos antes, se convierte en uno. La segunda forma se centra en la comunicación. La voluntad de lograr, seguida del plan detallado de comunicación, en primer lugar, lleva a todos a una mejor comprensión de la situación actual y, en segundo lugar, abre un espacio para evaluar y definir claramente las soluciones. Y la última es gestionar los resultados. La colaboración brinda nuevos resultados e información que, una vez analizados y tratados de manera pertinente, pueden ofrecer a todos espacio para una mejora y un crecimiento significativos.

COMPETENCIA 4. TRABAJAR EN LOS RESULTADOS


Los/as gerentes necesitan controlar el personal con diferentes horarios, empleados independientes y de tiempo completo. El porcentaje de empleados remotos aumenta cada año. Un buen/a director/a deberá evaluar el trabajo, independientemente de la cantidad de horas que pasen en la oficina, para aprobar el sistema de eficiencia laboral. Las habilidades de liderazgo esenciales ahora incluyen pensar menos en el proceso y más en el resultado.

COMPETENCIA 5. FLEXIBILIDAD Y TRABAJO ANTE LAS CONTRADICCIONES


Ahora mismo nos encontramos con una situación en la que los entornos de trabajo están formados por generaciones de profesionales totalmente diferentes. Tienen diferentes valores y enfoques de trabajo, por lo que los gerentes deberán encontrar un lenguaje común con todos. Varias culturas, edades, características demográficas y sociales pueden crear situaciones de conflicto. Los líderes deben aprender a trabajar con personas y comprender sus antecedentes.

► COMPETENCIA 6. DESARROLLO DE LOS EMPLEADOS/AS


La mejor ventaja competitiva de cualquier CEO es el nivel de desarrollo de los empleados. Para que cualquier estrategia funcione, debe tener un gran equipo equipado con las competencias y habilidades adecuadas. Y para ello, lo mejor es el aprendizaje continuo, que es lo opuesto a los cursos tradicionales de tiempo limitado. Este tipo de enfoque de capacitación implica un aprendizaje constante y una práctica inmediata al implementar nuevas habilidades en el proceso de inmediato. En todos los niveles de liderazgo, hay personas con diferentes antecedentes y puntos de vista, que también pueden ser una gran fuente de experiencia y una joya para compartir conocimientos.

COMPETENCIA 7. MENTALIDAD DE APERTURA


La apertura mental es la receptividad a las nuevas ideas y experiencias. Por una parte, implica una actitud de apertura a lo nuevo, diferente y desconocido, y, por otra parte, demanda la capacidad para incorporar esas novedades a la empresa. En este sentido, el/la director/a general, cuando le llega una idea nueva, podrá descartarla inmediatamente para no mover las estructuras con las que concibe su negocio, o las podrá absorber para intentar conciliar con las ideas que ya tiene hasta definir un nuevo concepto, en pro de la empresa.