Descifrando-talento

ROSANA FERNÁNDEZ DIRECTORA DE RECURSOS HUMANOS

Rosana Fernández (Dir. RRHH): “Las empresas deberían invertir tiempo y dinero a la hora de diseñar sus estrategias mucho más en lo referente a las personas y la gestión del talento”

Rosana Fernández ha ocupado el cargo de directora de Recursos Humanos en diferentes multinacionales del sector servicios, jurídico, editorial, turismo y gran consumo. Ha trabajado en compañías como Equifax Iberica, el despacho internacional de abogados Linklaters, la tabaquera Imperial Tobacco, Eslevier, la cervera SabMiller y finalmente la cadena de hoteles Room Mate.

En cuanto a su formación, es Licenciada en Derecho, Master en Prevención de Riesgos Laborales y ha realizado un Curso Superior de Marketing y Comunicación en Moda y Lujo. Durante toda su trayectoria ha destacado por su capacidad de integración de equipos de distintas culturas, visión analítica e interés personal por la innovación y creatividad. Hablamos con ella para conocer su visión sobre el talento, los retos a los que se enfrentan ahora las organizaciones para captarlo y retenerlo, y qué papel juega la igualdad el un momento en el momento actual.

SOBRE EL TALENTO Y LA GESTIÓN DE PERSONAS

Walt HR: ¿Qué es el talento para ti?

RF: Para mí el talento son “los dones del alma”. Y obviamente los puedes y debes convertir en tu camino profesional. Siempre serán parte de la persona que te hace ser única e irrepetible allá donde la vida te lleve.

Todas las personas son diferentes, la vida los lleva a diferentes lugares y trabajos, y a pesar de que no todos encajan ni valen para los mismos sitios, todos tienen sus talentos y solo hay que encontrar “donde encajan mejor” y “como pueden brillar más”. Esa es mi pasión.

Walt HR: Casi 25 años de trayectoria profesional en el ámbito de los Recursos Humanos. ROOM MATE, ALTADIS, SAB MILLER. ¿Qué ha cambiado desde que comenzaste tu carrera cuando hablamos de la gestión del talento? ¿Y qué ha cambiado a la hora de captarlo?

RF: Mi trabajo me ha permitido viajar por muchas partes del mundo y conocer diversas personas y culturas, pero siempre con un elemento común: saber que daba igual donde estuviera porque he trabajado con corazones, sentimientos, pasiones y deseos. Eso no cambia estés en la empresa que estés y en la parte del mundo que sea. Esos son los valores que han sustentado mi trayectoria profesional y los que abandero por encima de todo.

Si vemos la evolución del Talento a lo largo de los años, para mí lo principal está en que todos somos diferentes, con circunstancias diferentes. Por lo tanto, pensar que el modelo que tradicionalmente han seguido las empresas de implementación de políticas y herramientas en la gestión de personas funciona igual para todo el mundo, desde mi punto de vista es un gran error. Las empresas solo se paran a pensar en esto cuando surgen los problemas, pero deberían invertir tiempo y dinero a la hora de diseñar sus estrategias y sus business plan mucho más en lo referente a las personas y la gestión del talento, incluso más allá del puro coste de personal en la cuenta de resultados.

Además, hoy en día la digitalización y el manejo de datos para la toma de decisiones nos da algo absolutamente brillante con lo que ni podíamos haber soñado hace años y debemos invertir en poder usarlo y hacerlo bien. Saber el momento en que se encuentra cada colaborador, qué quiere, qué le motiva, dónde quiere estar y cómo encaja todo ello con la estrategia de la compañía a corto medio y largo plazo es un sueño. La verdad es que no sé cómo aun hoy en día las empresas no invierten en ello. Yo lo veo claramente como tener una varita mágica que además fomenta el engagement en las organizaciones.

Y esa ha sido parte de mi misión como Directora de RRHH a lo largo de las empresas en las que he ido trabajando, de muy diversos sectores, con culturas muy diferentes y estrategias muy trabajadas a nivel nacional e internacional para llegar a sus objetivos pero que a veces no ven esa necesidad. Porque… ¿quién no quiere tener una varita mágica?

“Invertir en Talento seas Pyme o no, es la clave del éxito. Cualquier empresa le gustaría ser un referente en la atracción del talento, seas un “Google “o seas una pequeña empresa”

Walt HR: Dada tu experiencia hasta el momento actual ¿Qué estilo de gestión del talento crees que define a los Departamentos de Recursos Humanos en las grandes empresas?

RF: Lo cierto es que hay de todo. Hay grandes empresas que invierten en herramientas tan potentes que la realidad es que después no les sacan partido porque se convierten en otro proceso tedioso y aburrido, en vez de disfrutar de lo grande que es poder gestionar adecuadamente el talento.

Hay otras empresas que aún no ven ni siquiera la necesidad de invertir en ello y van sobreviviendo sin estrategias claras en la captación y desarrollo del talento, condenadas claramente a perder talento a raudales e incluso desaparecer.

Y hay empresas que lo hacen muy bien. Incluso cuentan sus experiencias, sus aciertos y errores y eso ayuda a los demás. Compartir experiencias y saber qué errores no cometer o llegar a minimizarlos, resulta clave.

Walt HR: Tu última experiencia ha sido en el ámbito turístico. Tras el pesimismo que se ha respirado en este sector durante el pasado año, la recuperación paulatina es evidente, pero ¿cómo se logra la motivación de un equipo cuando surge un imprevisto de tal envergadura como la crisis sanitaria?

RF: He vivido con gran pena lo que le ha pasado al sector turístico. He dedicado los últimos años de mi carrera con mucha pasión y dedicación a crear la cultura y cuidar del engagement en una empresa relativamente joven en el sector turístico y ver cómo algo ajeno a nosotros amenaza con destruir lo construido, realmente duele en el corazón.

Pero a mi parecer, la forma en cómo se aunaron esfuerzos para mantener vivo el espíritu de cercanía, la alegría y la solidaridad, ha sido totalmente ejemplar en Room Mate Group desde el inicio de la pandemia.

Walt HR: Las grandes empresas/multinacionales destinan tiempo y recursos a los departamentos de RRHH/gestión de personas. En cambio, la mayoría de las pymes ven la gestión del talento más como un gasto que como inversión. ¿Consideras que la gestión del talento y las medidas de las grandes compañías es exportable a las pymes de aquí? ¿Aconsejarías a las pymes invertir en la selección y gestión del talento?

RF: Sin ninguna duda. Creo que ahora hay multitud de fórmulas que se adaptan a cualquier tamaño y economía de empresa. Quizás hace unos años solo estaban las grandes y eran una inversión muy costosa que solo algunos podían permitirse, pero ahora hay multitud de opciones en cuanto a herramientas. Lo importante es asesorarte bien y elegir lo que se adecua a tu tamaño.

Invertir en Talento seas Pyme o no, es la clave del éxito. Cualquier empresa le gustaría ser un referente en la atracción del talento, seas un “Google “o seas una pequeña empresa, pero sentir orgullo de pertenencia es algo reconfortante para el ser humano. Es como en la vida personal, saber que tienes quien te cuida, te quiere y te acompaña en tu evolución, te confiere seguridad y fortaleza.

NUEVAS TENDENCIAS EN LA GESTIÓN DEL TALENTO

Walt HR: Si ya había dificultades por reclutar talento bien preparado antes del covid, todo esto hace que se abra ahora un periodo de auténtica guerra por el talento ¿A qué retos crees que se enfrentan las empresas hoy en día a la hora de atraer talento? ¿Cuáles son las mayores dificultades?

RF: Todo ha cambiado considerablemente, pero creo sin lugar a dudas que uno de los elementos clave es la capacidad de las empresas para ofrecer el poder de conciliar la vida personal y laboral. Con la pandemia hemos aprendido a convivir estrechamente con esta necesidad al trabajar desde casa y, además, hemos visto como cualquiera de las dos partes de nuestra vida puede desaparecer en unos segundos sin que puedas hacer nada por evitarlo. Las empresas que sean verdaderamente capaces de entender y asumir las circunstancias personales de los trabajadores dentro de lo razonable, serán aquellas donde elegiremos trabajar. Buscamos organizaciones que entiendan que además de trabajar hay vida personal y circunstancias personales diversas que hacen que seamos personas completas. Y no solo me refiero a empresas que sean capaces de dar opciones “sanas de verdad” a los papás y mamás.

Las empresas que sean verdaderamente capaces de entender y asumir las circunstancias personales de los trabajadores dentro de lo razonable, serán aquellas donde elegiremos trabajar.

Walt HR: El propósito de las empresas, lejos de estar relacionado con los objetivos de facturación, cobra cada vez más importancia para las nuevas generaciones. Ahora los candidatos buscan una compañía que tenga en cuenta las necesidades de su entorno y que contribuya a una mejora social. ¿qué papel crees que juegan las acciones enmarcadas dentro de la RSC a la hora de captar y retener el talento? ¿Es algo que cada vez valoran más los candidatos?

RF: Yo soy de naturaleza positiva y siempre pienso que en el mundo empresarial todo avanza y evoluciona. Y en este sentido, estoy convencida de que aquellas empresas que apuesten por la conciliación laboral y profesional de hombres y mujeres son las compañías donde elegiremos trabajar. Y esto es aún más acusado en las nuevas generaciones, que son sin ninguna duda las que nos ayudaran a tener un mundo mucho mejor en todos los sentidos. El compromiso con el medio ambiente, con la igualdad, con la investigación, y en general, con las cosas bonitas que dan sentido a nuestras vidas deben ser opciones que formen parte a la hora de elegir un trabajo, así como los valores de la empresa.

IGUALDAD SALARIAL Y CONCILIACIÓN LABORAL

Walt HR: Hace poco compartiste una publicación bajo el título: Elijo ser una “Mamá Directiva” en lugar de una “Directiva Mamá”. ¿Qué mensaje transmite esta publicación y por qué crees que se volvió tan viral?

RF: Simplemente hace unos días escribí un post en LinkedIn que rondaba en mi cabeza desde hacia tiempo sobre ¨Mamas Directivas o Directivas mamás”. Me atreví a poner una foto muy personal del día que por fin pude dar el biberón y abrazar a mi hija casi quince días después de su nacimiento y al salir de la UCI donde estuve luchando entre la vida y la muerte, y cómo esa experiencia cambio mi vida y mi forma de vivirla hasta entonces.

He querido dar visibilidad a algo que no se comenta casi, y es que si tienes un puesto de staff y te pides una reducción de jornada para dedicar tiempo a tus hijos hay empresas que lo entienden y no pasa nada porque ponen los medios para ayudar a esa mamá y me parece fabuloso. Hay otras que no lo entienden y tampoco pasa nada porque esa mamá suple las ocho horas de trabajo cuando acuesta a su hijo y así nadie puede decir nada… aunque obviamente su sueldo se ve reducido no así sus horas de trabajo. Pero cuando eres una directiva y tienes en tus manos mucha responsabilidad, la mayoría de las empresas se quedan primero en shock y después te miran con una cara de desconfianza que te transmite el siguiente mensaje: “¿cómo se te ocurre? vaya ejemplo para tu equipo…” Te penalizan por dicha elección y creo que no es justo.

Cuando eres Directiva y eso significa tener una gran responsabilidad con tu empresa, para mi es inherente tener un equipo de trabajo preparado, mejores que tú y, sobre todo, motivados. Un equipo en el que puedas delegar para que durante esos momentos clave de tu vida (como puede ser los primeros meses de tu bebé) puedas trabajar con otras fórmulas que te permitan seguir siendo Directiva y ser una mamá presente con tus hijos.

He tenido en mi post muchísimas respuestas de mujeres y de hombres que me ha sorprendido y emocionado gratamente apoyando esta realidad y con opiniones maravillosas que simplemente certifican que esta situación aún hoy en día es una realidad. Hay que dar visibilidad a este tipo de situaciones para que se normalicen y entiendan que se puede seguir siendo una Directiva después de ser mamá, pero que lógicamente cambian cosas en tu vida y lo ideal es que puedan ser entendidas y apoyadas. Nada más y nada menos que eso.

Cuando eres Directiva, es inherente tener un equipo de trabajo preparado, mejor que tú, en el que puedas delegar en momentos clave de tu vida.

Walt HR: Actualmente sólo hay un 20% de empresarias en el mundo y únicamente un 15% de las mujeres acceden a cargos directivos. Todavía queda mucho por recorrer. ¿Qué consejos darías a las mujeres que quieren ascender a cargos directivos?

RF: En mi opinión, no existen fórmulas mágicas. Todo lo que esté enfocado a desarrollar una educación igualitaria será fundamental. El talento no tiene género y en ese pensamiento debe crecer, desarrollar sus habilidades y aprender de los demás, disfrutar de las oportunidades y creer en ella por encima de todo.

Lo más importante es lo que decíamos al inicio al hablar de Talento: que logren identificar y desarrollar sus dones del alma y los conviertan en su camino profesional.

Como dijo Coco Chanel, una mujer debe ser dos cosas: “Quien ella quiera y lo que ella quiera”.