Descifrando-talento

IBON OLAZABAL CEO WALT HR BY EVOLUS

La disrupción provocada por la COVID-19 ha reenfocado la agenda laboral prevista hasta el momento cuyos protagonistas habían sido la automatización de millones de empleos y el déficit de talento digital. No obstante, la crisis provocada por la emergencia sanitaria ha marcado un antes y un después en la relación de la empresa con el trabajador. Y ahora las compañías deben reinventarse para gestionar el talento y asumir el gran reto de integrar un nuevo modelo de relación donde el principal baluarte es la persona.

Damos comienzo a este ciclo de entrevistas con la aportación de nuestro director general Ibon Olazabal, quien nos desvela cómo surge la iniciativa ‘Descifrando el Talento’ y comparte su visión sobre este concepto y los retos a los que se enfrenta en el momento actual.

Walt HR: ¿De dónde surge el proyecto ‘Descifrando el Talento’? ¿A qué pretende dar respuesta?

IO: En Walt HR llevamos de forma innata la reflexión y la participación. Está en nuestro ADN y creemos firmemente en el poder de las personas y sus ideas como pieza fundamental para el éxito de cualquier empresa. Partimos de unos principios sólidos que nos hacen estar alerta y en permanente actualización, para poder ofrecer diversas herramientas y soluciones que faciliten el camino del éxito de profesionales y empresas. Y fruto de esta cultura basada en la participación nace ‘Descifrando el Talento’. Detectamos una inquietud en las empresas con las que trabajamos, las cuales habían identificado una necesidad de cambio organizacional, en parte debido a la pandemia y en parte, como algo que ya arrastraban desde hacía algunos años. Y, sobre todo, también percibimos un déficit a la hora de gestionar este cambio. Como consecuencia, nos propusimos crear un entorno de debate participativo, cuyas conclusiones pudieran ser de utilidad para el tejido empresarial.

Walt HR: ¿Cuáles son las principales inquietudes que habéis detectado en las empresas a la hora de captar y gestionar el talento?

IO: Principalmente son tres. La primera ya venía marcada por la digitalización, pero se ha acentuado todavía más con la crisis sanitaria. Desde WALT HR vemos como en este proceso de metamorfosis, los departamentos de recursos humanos tienen un papel decisivo a la hora de impulsar la nueva forma de trabajar en la empresa ayudando tanto a los empleados como a la organización en su conjunto a evolucionar hacia esta digitalización. Los profesionales de estos departamentos deberán marcar las pautas para implantar los nuevos modelos de trabajo, deberán conocer de primera mano los nuevos procedimientos para apoyar a los trabajadores en la digitalización y por último, deberán conciliar las herramientas digitales con la cultura empresarial.

La segunda inquietud está relacionada con la puesta en marcha de nuevos modelos de relación más flexibles entre empresas y empleados en los que el salario emocional juega un papel cada vez más relevante. Y el tercer elemento hace referencia a la importancia de una adecuada comunicación que apueste por mantener la cultura interna de las compañías en un contexto laboral marcado por la deslocalización de los empleados.

Walt HR: ¿Qué importancia tiene el talento en una organización?

IO: Creo que Estamos en una etapa de cambio en la que todo conduce a la reflexión y al refuerzo de una cultura interna en la que la formación, la diversidad de perfiles, la convivencia de varias generaciones y la escucha activa a los empleados repercutirá directamente en los resultados de la empresa. Cuando hablamos de talento, hablamos de poner el foco en las particularidades de cada individuo que trabaja en una organización, de ver su potencial como una ventaja competitiva y de generar lazos de comunicación más sólidos con lo que a mi parecer es el verdadero motor de cualquier compañía, su capital humano.

Walt HR: ¿Cuáles son las tendencias más relevantes que marcarán el talento en los próximos años?

IO: Me gustaría destacar cinco tendencias que, bajo mi punto de vista, son las más significativas a nivel de gestión organizacional. En primer lugar, las empresas van a invertir tiempo y recursos en una escucha activa al empleado con el objetivo de detectar sus inquietudes y preocupaciones y retener el talento. En segundo lugar, las competencias digitales van a ser un tangible básico en muchas empresas, como hasta ahora podría ser la ofimática. En tercer lugar, y dado que según los últimos estudios más de la mitad de las compañías planean convertir el teletrabajo o los modelos híbridos en una opción permanente, uno de los desafíos más claros será el de cómo liderar equipos en la distancia. En relación con este punto, parece claro que las oficinas tradicionales ya no serán las mismas y surgirán nuevas formas de trabajar y de crear experiencias más productivas, significativas y memorables para los empleados donde se fomente el aprendizaje y el desarrollo continuo. Por último, creo que nos encontramos en una era de innovación en todos los sentidos, tanto colectiva como individual. Se espera de las empresas y de sus managers que involucren a los trabajadores en las decisiones que puedan afectar a todos, que contribuyan a crear un entorno donde la participación y la creatividad sean bienvenidas.

Walt HR: ¿Qué tiene que hacer hoy en día una empresa para atraer talento?

IO: Crear una marca empleadora y atractiva es uno de los principales retos a los que se enfrentan las empresas en la actualidad. En el contexto actual de competencia por los mejores candidatos, la reputación de una compañía y la imagen que proyecte de si misma en todos los canales (redes sociales, medios de comunicación, web corporativa…) son dos factores decisivos para que un candidato acepte o no una oferta.

Además de los aspectos obvios, como ofrecer un salario competitivo, un plan de desarrollo profesional y un modelo de trabajo flexible, otro de los puntos que más se destaca actualmente, quizá por la importancia que le atribuyen las nuevas generaciones, es la cultura de la compañía, sus valores y su aportación a la sociedad. En este sentido, La Responsabilidad Social Corporativa se ha incorporado a las empresas como una realidad esencial de su identidad y de su cultura. Sin embargo, muchos candidatos admiten que nadie les menciona los valores de la empresa durante el proceso de selección. Y cuando una compañía no es capaz de transmitir cuál es su misión y las razones por las que hace lo que hace, difícilmente podrá atraer el talento. Por tanto, la proyección y comunicación al exterior de todo lo que conforma la identidad de la empresa, es el principal paso, y a la vez un desafío, para las compañías que quieran atraer los mejores profesionales.