Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

Walt | Guillermo Dorronsoro

94 645 92 58

Consultoría y Selección de Personas

GUILLERMO DORRONSORO, DECANO DE DEUSTO BUSINESS SCHOOL

Guillermo Dorronsoro, Decano de Deusto Business School y Presidente del Centro Unesco del País Vasco, es también miembro del Consejo de Administración en sociedades privadas y público-privadas. Doctor Ingeniero Industrial por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales y de Telecomunicaciones (ETSIIT) de Bilbao, posee Máster en Ordenación de Territorio y Urbanismo por la Universidad Politécnica de Valencia y es Alumno Miembro de la Fundación Altuna para Estudios Avanzados de Innovación. Ha sido profesor en la Universidad del País Vasco y en la actualidad en la Universidad de Deusto. Además es el Director Académico de la primera edición del Master in Business Innovation de Deusto Business School, en colaboración con la Judge Business School (Cambridge University).

Formación:

Walt HR: En 2016 el 79% de los alumnos de Bachillerato no tenían claro qué carrera estudiar, y a qué quieren dedicarse, según un estudio de Círculo Formación. ¿Crees que las universidades pueden ayudar a bajar este porcentaje?

GD: Creo que es preciso que trabajemos todos juntos para resolver un problema complejo, que requiere de la colaboración de familias, empresas, universidades… El reto de nuestra generación es encontrar un futuro del empleo que tenga sentido para las personas. Hay que cambiar muchas cosas para conseguirlo…. Desde luego las universidades tenemos una responsabilidad que debemos afrontar, pero no lo conseguiremos si no es un trabajo de equipo.

Walt HR: Actualmente, las universidades se están adaptando a los cambios y necesidades de las empresas con nuevas carreras, masters, dobles grados, asignaturas a priori totalmente fuera del ámbito del sector, … ¿Crees que se está dando la formación adecuada para que los jóvenes de hoy en día se incorporen suficientemente preparados al mercado laboral? ¿Las empresas os comentan si echan en falta algo en los jóvenes candidatos?

GD: Hay cosas que las empresas siempre agradecen. Compromiso, capacidad de trabajo en equipo, honestidad, esfuerzo… Luego hay conocimientos y competencias que cambian constantemente. En esto las empresas también nos exigen, y nosotros nos esforzamos en responder adecuadamente. Siempre podemos mejorar, en educar en valores, y en educar en conocimientos y competencias. Es nuestra responsabilidad hacerlo bien, lo mejor posible.

Walt HR: La innovación es un medio para impulsar el valor en la formación, que tiene como fin crear valor en las empresas. Una apuesta necesaria, para que los alumnos estén mejor preparados y se adapten al mundo laboral que vivimos. Como Director Académico de la primera edición del Master in Business Innovation de Deusto Business School, ¿crees que realmente hoy en día se está dando a la innovación el protagonismo suficiente en el ámbito formativo? ¿hay algún otro aspecto al que se debería hacer hincapié?

GD: No hay un perfil único de persona innovadora, la innovación es consecuencia de un trabajo en equipo y está vinculada a varias competencias, que hemos ido introduciendo, pero en las que es preciso profundizar más. Es preciso educar más en creatividad, en espíritu crítico, en entender mejor un futuro diferente requiere de respuestas nuevas. Necesitamos personas que cambien muchas cosas…

Walt HR: Las competencias y la captación y selección de profesionales por competencias está a la orden del día. En el sector de RRHH/gestión de personas, por ejemplo, se valora la credibilidad personal, la involucración con los intereses de la empresa y los empleados, el liderazgo y la adaptación para el cambio,… ¿Qué competencias generales consideras que son las mejor valoradas por las empresas vascas hoy en día? ¿Crees que las universidades ayudan a potenciarlas en sus alumnos o aún es una asignatura pendiente?

GD: En Deusto Business School damos mucha importancia a responder adecuadamente a las necesidades de las empresas, con las que trabajamos de manera muy estrecha. Buscamos de manera específica el desarrollo de estas competencias y los resultados de empleabilidad de nuestras alumnas y alumnos nos hacen pensar que las empresas agradecen este esfuerzo. En cualquier caso, trabajamos también para que, además de encajar en las necesidades de las empresas, tengan también otras competencias que tienen más que ver con su desarrollo integral como personas. No haríamos bien nuestro trabajo si formamos solo para obtener un empleo: formamos para que sean mejores personas, más comprometidas con el bien de la sociedad.

Trayectoria Profesional:

Walt HR: Se habla mucho de las 4 nuevas generaciones: millennials, knowmads, socialnetworkers y la generación Z, que se sienten atraídos por los proyectos empresariales que les aportan valor social, es decir, van más allá de la retribución salarial. ¿Crees que las empresas vascas están preparadas realmente para el cambio generacional y sus necesidades? ¿Qué crees que es lo que más motiva y mueve a los jóvenes hoy en día?

GD: Sí, nos hemos acostumbrado a poner etiquetas a todo y a todos. Al final, hay algunas cosas que cambian con el tiempo, pero hay otras que no cambian demasiado. Hay empresas que ven a las personas como un recurso a emplear. A estas les puede pasar con más facilidad que no entiendan a las personas, que se les escapen variables que son importantes. Otras empresas, en cambio, buscan la participación plena de las personas que forman parte del proyecto. Son empresas en las que sus personas son y se sienten importantes, protagonistas. Estas empresas siempre entenderán mejor los cambios generacionales, entre otras cosas porque les prestan atención… Por fortuna, pienso que hay más empresas de este segundo tipo en Euskadi.

Walt HR: La guerra de la captación y retención del talento en las empresas hace que las medidas internas de las organizaciones se actualicen para hacerlas más atractivas y competitivas (flexibilidad laboral- conciliación laboral y personal, comunicación interna, proporcionar un buen ambiente laboral, ofrecer formación y metas profesionales, etc.). Incluso se ejerce el fichaje de profesionales de la competencia debido a la escasez de algunos perfiles. ¿Consideras que las empresas vascas están actuando correctamente para captar y retener talento? ¿Cuál es la medida que más valoran los jóvenes de hoy día según tu experiencia?

GD: Sin duda hay una tendencia en la juventud en la que las condiciones y la cultura de la organización cobra más importancia en relación con otras variables como el salario, o la estabilidad del puesto. Es también consecuencia de que estas dos variables (salario y estabilidad), en los últimos tiempos han sufrido un proceso de deterioro, de precarización que afecta a muchos puestos. Pienso que las personas lo que buscamos es que lo que hacemos tenga sentido, nos parezca justo. A eso me refería en mi respuesta anterior: si en las empresas conversamos con las personas en estos términos, estaremos actuando correctamente.

Walt HR: Algunas de las dificultades de nuestras empresas clientes son la captación y definición de nuevos perfiles profesionales, la retención del talento, la diversidad de género en las plantillas, el reto de la transformación digital… ¿Actualmente cuál crees que es la mayor dificultad a la que se enfrenta Deusto Business School y las universidades en general?

GD: Por fortuna, en esta Facultad la igualdad de género ha avanzado mucho en las últimas décadas. Siempre podremos seguir trabajando para conseguir una igualdad real, pero no es el principal problema que tenemos ahora. Las dificultades, al igual que en muchos otros sectores, tienen que ver con la capacidad de adaptarse a los cambios: globalización, cambio tecnológico, demografía, incremento de la competencia… El cambio se está acelerando, y la Universidad tiene que ser capaz de adaptarse a este ritmo más exigente de transformación.

Talento:

Walt HR: ¿Cómo definirías a alguien con talento en tu ámbito laboral?

GD: En la educación, el principal talento, me parece, es la capacidad de despertar en los estudiantes el afán de aprender, de descubrir. La capacidad de transmitirles conocimientos a la vez que emociones, de forma que queden grabados para siempre. Todos tenemos en la cabeza el recuerdo de aquella persona que nos abrió la puerta a nuevos universos, que nos exigió a la vez que nos acompañó, que nos hizo desear ser mejores…

Retos:

Walt HR: • La transformación digital de las empresas es uno de los grandes retos de las organizaciones del siglo XXI y se dice que los directivos de las mismas tienen que prepararse, adaptarse o morir. En esta transformación, la gestión del talento es fundamental. ¿Crees que las empresas vascas y los jóvenes profesionales que se incorporan a ellas están preparadas para el cambio?

GD: Hay muchas cosas en las que podemos trabajar para prepararnos mejor. Desde la calidad de nuestras infraestructuras físicas de comunicaciones, hasta la calidad de nuestros centros de investigación y universidades en los ámbitos que se están abriendo. Hay que huir de la autocomplacencia y ver quiénes lo están haciendo mejor que nosotros, y aprender de ellos. A nivel mundial se están configurando polos avanzados de captación de este nuevo talento, y Euskadi tiene que ponerse las pilas para estar entre los mejores.

Walt HR: Según un reciente estudio, tan sólo el 10% de las empresas españolas cumple con la ley de igualdad que establece que todas aquellas empresas con más de 250 trabajadores deben implantar un plan de igualdad. Además, el porcentaje de representación femenina en los consejos de las empresas del Ibex ha pasado del 3% al 17% desde 2005, pero sigue lejos del 40% recomendado por la misma ley. ¿Cómo veis desde Deusto Business School esta realidad?

GD: Con preocupación. Es preciso comprometerse y trabajar con más intensidad hasta que se alcance en la sociedad y en las empresas la igualdad real, algo que está muy lejos hoy en día. De nuevo, hay países (como los del norte de Europa, por ejemplo), que en estos temas nos llevan mucha ventaja. En Deusto Business School cooperamos de forma específica con varias iniciativas de promoción de la igualdad real, así como con Asociaciones de Directivas y Empresarias. Por supuesto, el conjunto de la Universidad de Deusto desarrolla un Plan de Igualdad del que somos parte activa. En la Junta de Facultad tenemos prácticamente un 50% de mujeres y hombres, aunque no ha sido consecuencia de un planteamiento de “cuotas”, sino de que las mejores personas para cada puesto han resultado estar en equilibrio (nuestra plantilla está también equilibrada).